19 de noviembre de 2014

Solidaridad mecánica y solidaridad orgánica - Emile Durkheim

En "La división del trabajo social" Emile Durkheim expone uno de los conceptos más importantes de toda su obra: la solidaridad mecánica y la solidaridad orgánica.

Explicando el cambio social

Como buen hombre de su época (1858-1917) Durkheim estaba preocupado por los importante cambios que su sociedad estaba experimentando. La Revolución Industrial, el abandono paulatino del Antiguo Régimen, el triunfo de la razón sobre la religión, todo ello estaba a flor de piel durante los años en los que vivió Durkheim, y precisamente esto era lo que este gran sociólogo trataba de explicar.

La solidaridad mecánica

La solidaridad mecánica es aquella que aparece fruto de los valores y costumbres comunes entre los individuos.

Se trata de esa unión que el individuo siente con aquella persona que tiene su misma vida, sus mismas preocupaciones y sus mismas creencias. Durkheim que trataba de marcar una diferencia entre la época pre-industrial y la industrial, veía a los campesiones típicos de la época pre-industrial como personas muy similares entre sí, que todos los días se levantaban a trabajar y tenían preocupaciones muy similares a  las de los otros campesinos: el tiempo, la religión, la subsistencia.

La solidaridad orgánica

La solidaridad mecánica desaparece con la industrialización. El hombre emigra del campo a la ciudad y en la ciudad ya no vive con personas tan parecidas como antes. A la ciudad llegan personas de todos los lugares, con creencias y tradiciones distintas. Por tanto el individuo ya no se siente unido a estas personas por tener una tradición común.

Entonces, ¿qué une a los hombres tras la industrialización?

Fruto de la división del trabajo, es decir de la industrialización, los hombres incrementaron su interdependencia económica. La industria no sólo genera un aumento de producción, sino que supone que unos dependan de otros para que la línea de montaje funcione. Y si la línea de montaje deja de funcionar, se para el progreso, se para la sociedad.

Por tanto, la solidaridad orgánica es aquella que se genera por la interdependencia económica existente entre los individuos.

Para Durkheim, la solidaridad orgánica sería en el futuro más fuerte que la mecánica. Pero en el momento en que el vivía todavía estaban en una especie de transición. De ahí que Durkheim pensase que el gran problema de su sociedad era que tras haber abandonado la moral religiosa con el triunfo de la razon, aún no habían conseguido crear una nueva moral que cohesionase la sociedad.