17 de marzo de 2013

Choque de Reyes - George RR Martin

Choque de Reyes de George RR Martin segunda parte de la Canción de Hielo y Fuego. 

La recomendación es sencilla, si te gustó la primera parte de la Cancion de Hielo y Fuego titutalada Juego de Tronos, comprar Choque de Reyes es una buena decisión. Eso sí, hay que andarse con ojo ya que los precios cambian bastante de unas versiones a otras.

Yo (y que me perdonden los libreros) compré el mío en Super Book Deals a través de Amazón. La entrega puede tardar un poco pero aunque describen el libro como de segunda mano, la apariencia física del mismo es impecable. En cuanto a la traducción al castellano, se trata de la versión para España, así que aquellos a los que no les gusten las traducciones latinas pueden estar tranquilos.

En cuanto a la historia, el marco principal de esta segunda versión es la guerra por Desembarco del Rey la capital del reino durante el reinado de  del asesinado rey Robert. Además, continuaremos conociendo las evoluciones de Bran en Invernalia y del largo camino de Daenerys para recuperar el reino de su padre.

Especialmente destacable el personaje de Tyrion quién sin tener un especial afan de poder, es la principal baza de los Lannister para ganar la guerra gracias a su gran capacidad como gobernante.

Hay guerra, violencia y algo de sexo pero en ningún momento se cae en el morbo de estas pasiones. Quizá no sea un libro para niños, pero tampoco creo que se deba evitar que nadie lo lea ya que cada día podemos ver cosas peores en periódicos y televisión.

Una lectura para disfrutar, sin complicaciones. 

6 de marzo de 2013

Los tres mundos del Estado del bienestar - Esping-Andersen

El tipo de Estado del bienestar en el que nos encontremos definirá los apoyos con el que dicho Estado contará en los momentos difíciles. 

Esping-Andersen. 1993. "Los tres mundos del Estado del bienestar". Edicions Alfons el Magnànim-IVEI.Valencia. 1ª Ed. Original 1990.

 

En esta obra Esping-Andersen trata de plantear de nuevo el Estado del bienestar sobre la base de lo que se considera importante del mismo por sus propios miembros.

En general, el Estado de bienestar trata de desmercantilizar a las personas o, lo que es lo mismo, de hacer que los individuos sean menos dependientes del mercado, otorgándoles una seguridad que la competitividad del mercado no hace posible.

El autor distingue tres tipos de Estado del bienestar:

El liberal  en el que los subsidios sólo deben ir a los más necesitados y se consideran vergonzantes.

El corporativista en el que la Iglesia tiene una gran influencia y por tanto se defiende la importancia de la familia y, en definitiva, el sector privado sobre la del Estado de tal forma que este último sólo tiene que intervenir cuando el primero falla.

El socialdemócrata que promueve una intervención del Estado mucho mayor en la que se debe buscar la igualdad en los más altos estándares posibles. 

En consecuencia, en cada tipo de Estado del bienestar éste tiene ciertas clases sociales más propensas a defenderlo (aquellas que a su vez el propio Estado defiende). En el caso liberal, las clases medias y altas no tienen motivaciones para ver la utilidad del Estado del bienestar ya que en raras ocasiones el Estado les aportará algo. Por el contrario en el modelo socialdemócrata las clases medias y altas verán más fácilmente los servicios y protecciones que les aporta el Estado del bienestar.

De esta forma la concepción que se tenga del propio Estado de bienestar influirá irremediablemente en las posibildiades de subsistencia del mismo en los momentos de crisis.